El holocausto gringo

Faltan unos años más para que se cumpla un siglo del holocausto que mató a millones de judíos en Europa. El régimen nazi de Hitler logró su cometido: convirtió en cenizas a toda una civilización de niños, mujeres, hombres y ancianos, cuyo único delito fue no ser arios.

Hoy, en pleno siglo XXI, nos parece aterrador ver los documentales que recuerdan cómo filas y filas de seres humanos eran introducidas en cámaras de gas. Ahí se les acabaron la vida y los sueños, los convirtieron en jabón y en botones, nadie le pudo poner un alto a la locura de Hitler, que alucinaba con hacer de los alemanes una raza única, especial y dominante.

Y sí, en pleno siglo XXI Donald Trump, presidente de Estados Unidos, está repitiendo un holocausto en su propio país. Con sus leyes antiinmigrantes, pensadas para sacar a los latinos de ese territorio, muchas familias están siendo separadas.

¿Cómo se puede pensar que con casi 60 millones de latinos viviendo en Estados Unidos, muchos de los cuales han formado generaciones enteras viviendo y trabajando de ese lado de la frontera, aún hay una raza norteamericana para defender y limpiar?

Estados Unidos es multicultural, los migrantes son su principal fuerza de trabajo, y sería imposible separar a quienes llegaron, de quienes ahí nacieron.

La dura política de Trump llegó tan lejos que, en menos de dos meses, más de dos mil niños migrantes, la mayoría provenientes de México y Centroamérica, fueron separados de sus padres, ante los procesos de deportación.

Violencia, inseguridad, narcotráfico y pobreza, están orillando a miles de personas a buscar asilo en Estados Unidos, una situación con la que el país del norte ya no puede lidiar, pero ante la cual no está respondiendo de la mejor manera.

Es así que miles de niños han quedado varados en centros de migración, en la frontera de Estados Unidos con México. Sus padres son detenidos y deportados, pero ellos quedan ahí, flotando, encerrados en una especie de jaulas como si fueran criminales.

Donald Trump ha abandonado el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y está ignorando los llamados de atención ante su equivocado actuar.

Organismos de derechos civiles en todo el mundo han pedido al gobierno norteamericano detener sus crímenes contra los niños migrantes, menores que han salido huyendo de sus países y ahora son víctimas de la intolerancia, la discriminación y el racismo en su más pura expresión.

@LAGOTADERRAMADA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s