Fobia a la sangre

Parece una broma, pero existen personas que no pueden ver sangre sin tener un ataque de pánico y desvanecerse.

La fobia a la sangre, es también conocida como hematofobia. Existe un estudio de Popular Science France, que explica que, al ver a la sangre caer goteando, las individuos experimentan una disminución en su frecuencia cardíaca y presión arterial.

imagen 1

Los síntomas de esta fobia son patrones de activación y desactivación, que se presentan en dos fases:

Primera fase:

La exposición a la sangre produce en la persona un nivel elevado de activación, con aumento de la frecuencia cardíaca, tensión muscular, y aumento de la presión sanguínea.

Segunda fase:

Se produce un rápido y acusado descenso de la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea y la tensión muscular, acompañado de vómitos y mareos, que pueden llegar en última instancia al desmayo.

imagen 2

Los factores que producen el miedo a la sangre no se conocen con exactitud, aunque se dice que una de las causas parece apuntar a un origen genético.

Para superar esta fobia, algunos expertos aconsejan seguir una terapia de exposición, que consiste en colocar ¡una aguja cerca de la vena! y retirarla cuando baja el ritmo cardíaco. Con la repetición del proceso, se acaba normalizando la reacción.

Se estima que entre un 3 y un 4% de la población padece de esta fobia.

¿Y a ti, te da miedo la sangre?

Fuente: Infobae

@LAGOTADERRAMADA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s