La edad del abandono

Sabemos que las personas mayores dejan de poseer una vida laboral útil  y además de dejar de aportar, comienzan a necesitar cuidados especiales y a generar gastos extra en la familia. Situación que puede llegar a causar estrés, tensión y conflictos en la familia, cuando no se cuenta con los recursos suficientes.

abandonados

Al saber que ha producido una fractura con las personas allegadas, el anciano tenderá a desplazarse a un rincón de la casa, reduciendo aún más su núcleo social y la interacción con los demás, provocando depresión y aislamiento.

Otras cosas lamentables que pueden ocurrir, se presentan cuando los hijos o las personas a cargo, se apoderan de los bienes materiales del adulto mayor, aprovechándose de su fragilidad, falta de memoria o dependencia. Es aquí cuando el abandono cobra sentido, cuando al dueño se le ignora o, en peores casos, se le agrede ( ya sea física o verbalmente)  y en la mayoría de los casos se les desplaza, llevándolos a asilos o albergues, en contra de su voluntad.

En consecuencia, las familias pierden a miembros clave para continuar con el aprendizaje y experiencia. Denotando socialmente una pérdida de identidad y fomentando la extinción de la transmisión cultural, que se transmite de generación en generación.

abandonados1

En las cifras del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, se afirma que de cada cien personas de la tercera edad, 60 son ingresadas a centros gerontológicos, presentando rechazo o total abandono por parte de sus hijos, además de carecer de recursos económicos.

En México, existe una población de 8.5 millones de personas mayores de 60 años de edad, y de acuerdo con las proyecciones del crecimiento poblacional, en el año 2020, esta cifra se incrementará a 15.6 millones.

Para que las personas puedan ingresar al Centro Nacional Modelo de Atención, se requiere:

  • Que el adulto mayor carezca de familia, vivienda, recursos económicos, padezca de rechazo familiar o abandono,
  • En caso de contar con recursos económicos suficientes, el adulto mayor debe estar en dicho Centro, de acuerdo con su ingreso.

No se trata sólo de abandonarlos, puede llegar a ser difícil cuidarlos, sin embargo, hay que tener en cuenta que durante nuestra infancia fueron ellos quienes nos cuidaron y nos alimentaron.

Fuentes:

Salud 180

@LAGOTADERRAMADA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s